Tratamientos dentales cosméticos

Cuando hablamos de tratamientos dentales cosméticos, nos referimos a cualquier técnica que restaura o mejora la apariencia de los dientes. El procedimiento requerido diferirá en cada caso concreto y será la discusión con tu dentista la que determina cuál seguir. Vamos a ver algunos de esos tratamientos de manera generalizada, pues cada persona puede necesitar un procedimiento más individualizado.

Los tratamientos dentales cosméticos incluyen, generalmente, la restauración de los dientes, el blanqueamiento dental y el enderezamiento de los dientes. Así pues, los procedimientos básicos consistirán en restaurar, blanquear o enderezar nuestra dentadura. Estos procesos se llevan a cabo normalmente por el dentista, aunque algunos requieren un ortodontista. Este profesional se especializa en la prevención o la corrección de las irregularidades de los dientes. Antes de realizar cualquiera de estos procedimientos, es necesario hacerse un chequeo completo de nuestra boca ya que si padecemos de alguna enfermedad dental o tenemos alguna caries, es necesario resolver este problema antes de comenzar con cualquier tratamiento cosmético.

tratamietnos dentales cosmeticos

Restauración dental

Hay diferentes métodos para restaurar dientes cariados, desgastados o incluso rotos. El dentista escogerá cuál es el más adecuado en cada caso: desde obturaciones, hasta coronas o carillas.

Rellenos

Los rellenos se utilizan para llenar los agujeros o cavidades que se han formado en los dientes como resultado de caries o de un desgaste general. Hay dos tipos de rellenos: de amalgama o de compuestos.

Los empastes de amalgama son de color plateado y están hechos a partir de una combinación de metales, que incluye plata, estaño, cobre y mercurio. La amalgama es muy resistente y pude soportar la posterior acción de nuestra dentadura durante largos períodos de tiempo. Los rellenos compuestos se utilizan como una alternativa de aspecto más natural ya que suelen ser del color del diente. Así, no se notará diferencia si el agujero está en un lugar visible. No obstante los empastes de amalgama no duran tanto y no siempre se recomiendan. Dependerá, sobre todo, de la posición y situación del agujero ya que si se encuentra en un sitio susceptible de ser gastado, se te implementará un relleno de amalgama.

Antes de someterte a ningún relleno, el dentista quitará las partes carcomidas y debilitadas de tu diente con un pequeño taladro para limpiar la cavidad. Si se utilizan empastes del color del diente, el dentista puede necesitar construir el relleno en capas, endureciendo cada una con una luz brillante antes de proceder a la siguiente. Esto puede ralentizar el proceso

Coronas

Si el diente se ha roto o debilitado por una gran cantidad de caries u obturación de mayor tamaño, el dentista puede sugerir la colocación de una corona. Una corona se parece a un diente natural. Se fabrica en el laboratorio para pegarlo al diente dañado y así disimular el espacio que falta. Las coronas pueden ser de porcelana, oro o una combinación de metal cubierta de porcelana del color del diente. Normalmente, la corona se insertará en dos sesiones. En la primera, el dentista te colocará una corona provisional mientras se realiza la definitiva. En la segunda, se reemplazará una por otra.

Coronas dentales

Coronas dentales

Carillas

Si uno de tus dientes frontales se astilla, se daña o se descolora, se puede colocar una fina capa, generalmente de porcelana, como protección del diente. A veces, si tienes incluso uno o más dientes torcidos, se pueden implantar chapas de diferentes espesores para equilibrar tu dentadura.

Por lo general, se necesitan dos visitas al dentista. Al principio, tu dentista tomará un molde de tus dientes, que se enviará al laboratorio, donde se realizará la chapa adecuada. Además, el dentista aprovechará para extraer una pequeña cantidad de tu esmalte. En la segunda visita, el dentista cementará la carilla pegada al diente en cuestión.

Las chapas son muy duraderas, pero también pueden dañarse debido a accidentes o golpes y deberán reemplazarse.

Blanqueamiento dental

El blanqueamiento dental se utiliza para iluminar o recuperar parte del color natural de las superficies de los dientes. Existe un gran número de métodos diferentes para blanquear dientes. Algunos se pueden comprar en Internet o en la farmacia y los puedes utilizar tú mismo en casa, mientras que otros requieren la visita a un profesional: tu dentista.

Blanqueamiento dental

Dentífricos blanqueadores

Las pastas de dientes blanqueadoras son ligeramente abrasivas, lo que puede ayudar a eliminar las manchas en la superficie, pero no cambian el color natural de tus dientes. Todavía hoy en día, los expertos están examinando cómo de efectivas son estas pastas dentífricas.

Kits de blanqueador dental

Los kits de blanqueamiento dental se venden en la mayoría de farmacias de tu país. Por lo general, contienen unos moldes con la forma aproximada de tu dentadura y varios tubos de gel blanqueador. El ingrediente principal del gel blanqueador es el peróxido de hidrógeno, pero estos kits lo contienen en una concentración menor que cualquier producto utilizado por un profesional. Por tanto, puede que no sean tan eficaces para manchas más profundas.

Si no estás seguro sobre qué kit blanqueador utilizar, siempre puedes consultar con tu dentista, que será capaz de aconsejarte para tu caso concreto.

Blanqueamiento dental profesional

El blanqueamiento dental profesional se lleva a cabo por tu dentista. Es el tipo más común de blanqueamiento dental y se puede realizar de forma externa o interna. Si tu procedimiento es el blanqueo externo, el gel se coloca en las superficies exteriores de los dientes, de forma similar a los kits farmacéuticos. El blanqueamiento interno implica que el producto blanqueador se coloque dentro del diente. El blanqueamiento externo es mucho más común, ya que el método interno solo se puede llevar a cabo si has tenido un tratamiento de conducto previo, que permite el acceso a la parte interna de tu diente.

En muchas ocasiones, el dentista se puede apoyar de la tecnología láser para hacer más efectivo el método elegido. En este caso, el dentista colocará una protección de goma alrededor de tus dientes para proteger las encías. A continuación, el gel blanqueador se colocará sobre los dientes y se utilizará una luz brillante para acelerar el proceso blanqueador. Este proceso suele durar alrededor de una hora y puede llevar más de una sesión, aunque no es lo común.

Aunque no existen demasiados riesgos en el blanqueamiento de los dientes, hay ciertos posibles efectos secundarios. Entre los más comunes, se encuentran la sensibilidad dental y la irritación de las encías. En cualquier caso, estos efectos se manifestarán por un período de tiempo muy corto. Sin embargo, aún no se conocen con exactitud cuáles pueden ser los efectos a largo plazo y no se recomienda en mujeres embarazadas o menores.

Cualquier técnica de blanqueo dental solo blanquea los dientes de manera temporal. Así pues, deberás realizar un buen cuidado de tu dentadura y tu boca para alargar el proceso de descoloración que se produce de manera natural.

Enderezar los dientes

El tratamiento de ortodoncia se utiliza para enderezar o mover los dientes para mejorar su aparición o su función. No solo se trata de un procedimiento estético, ya que en muchos casos, será obligatorio para conservar su salud dental y, por ejemplo, mantener la presión de la mordida de manera uniforme en todos tus dientes. Además, los dientes rectos siempre son más fáciles de limpiar y menos vulnerables a las caries y a varias enfermedades de las encías.

Ortodoncia - Enderezar los dientes

El tratamiento de ortodoncia, por lo general, implica el uso de un aparato ortopédico en los dientes. Esto supone una presión suave sobre los dientes específicos para moverlos de manera paulatina al lugar correcto que le corresponde. El tiempo medio de uso de aparato ortopédico varía de los seis meses hasta los dos años. Durante este tiempo, tu ortodontista controlará los dientes y realizará ajustes en el aparato ortopédico en los diferentes chequeos regulares. El tratamiento de ortodoncia se realiza generalmente durante la infancia o adolescencia, pero los adultos también pueden tenerlo.

Existen varios tipos diferentes de aparato ortopédico. Mientras que unos son móviles y se usan durante cierto período del día, otros se mantienen fijos durante todo el tiempo necesario. Esto dependerá de la corrección concreta que cada persona necesita en su dentadura.

Puentes removibles

Los puentes removibles son de plástico y tienen generalmente clips de alambre y resortes para mover dientes específicos. Estos accesorios son los más utilizados para mover dientes de la dentadura superior. Tú mismo podrás quitarlos para limpiarlos y solo deberás llevarlos durante un período concreto del día.

Llaves fijas

Las llaves fijas no pueden ser removidas de tu dentadura si no es por tu ortodontista de confianza cuando finalice el tratamiento. Están hechos de pequeños soportes que se pegan a los dientes con material de relleno y se unen entre sí con un cable. Estos aparatos fijos se fabrican generalmente de metal, pero también pueden ser de plástico o de cerámica. Durante los últimos años, estos aparatos han evolucionado de manera sorprendente y ahora muchos son prácticamente invisibles a simple vista. Se pueden necesitar pequeñas bandas elásticas conectadas al aparato ortopédico. Se utilizan para mantener los cables en su lugar y están disponibles en diferentes colores.

Las llaves fijas se suelen utilizar en ambos dientes, tanto superiores como inferiores.

Al finalizar el tratamiento, el dentista quitará los paréntesis y retirará el material de relleno de tus dientes.

Como hemos comentado anteriormente, cada proceso es adecuado para un tipo concreto de dentadura, así que deberás consultar siempre con tu dentista para ver cómo se puede corregir los pequeñas desviaciones que pueda tener tu dentadura.

Tratamiento dental completo

Deja un comentario