Las preguntas más frecuentes sobre el blanqueamiento de dientes

Después de leer tanta información sobre este proceso de blanqueado, quizás aún te queden algunas preguntas sin resolver. En este apartado, intentaremos dar respuesta a las más comunes para que no se te escape nada sobre este tratamiento.

¿Funcionan las pastas dentífricas blanqueadoras?

El problema que tiene este tipo de pastas de dientes es que no existe una concentración suficiente de ningún producto químico para poder ofrecer un resultado real. El único blanco real que puede otorgar es gracias a la acción abrasiva del cepillo de dientes y de la pasta contra tu esmalte dental. Este rascado puede eliminar cierta tinción que se encuentre en la superficie del diente, pero no las diminutas partículas insertadas que hacen que se vea el diente más amarillo.

Además, debes de tener cuidado con el cepillado, pues si lo haces demasiado fuerte y durante demasiado tiempo, puedes erosionar tu esmalte. Eso sí, nunca descuides tu higiene dental. Haz movimientos circulares suaves durante unos dos minutos por toda tu boca.

Así pues, no te dejes engañar por esas caras pastas blanqueadoras, ya que no provocarán ninguna diferencia notable en la blancura de tu dentadura. Es mejor gastar tu dinero en algo que realmente funcione.Resolvemos todas tus dudas para conocer este tratamiento

¿Quién puede blanquearse los dientes?

En algunos casos concretos, no se recomienda realizar este tipo de tratamiento. Las personas que se quieren someter a él deberán cumplir una serie de reglas recomendadas:

Ser mayor de 16 años, debido al desarrollo de la dentadura antes de esa edad se requiere una autorización de los padres.

No gestantes o lactantes. Es una medida de seguridad adicional para proteger a los bebés, a pesar de que el tratamiento en sí no ofrece ningún riesgo para el feto.

No se conocen bien las alergias al peróxido de hidrógeno. Si alguna vez has desarrollado cierta irritación de la piel cuando se blanquea los dientes con peróxido de hidrógeno, puedes ser alérgico. Si no sabes si eres alérgico, se hará evidente en los primeros minutos del tratamiento y, obviamente, nuestra recomendación es que lo pares de manera inmediata. Cualquier efecto secundario desaparecerá a los pocos días sin daño permanente.

Además de estas condiciones, no se aconseja el blanqueo para personas con frenos dentales, con enfermedad de las encías, caries abiertas, rellenos con fugas, cirugía oral reciente u otros problemas dentales. En caso de duda, visita a tu dentista antes de utilizar cualquier producto.

Las personas con el esmalte con una cierta tonalidad de gris o azul de forma natural tampoco se podrán beneficiar en extremo de sus efectos. Esto es algo genético, al igual que aquellos con cierto tono amarillo o marrón.

Si tienes gingivitis o una enfermedad periodontal, cualquier procedimiento con peróxido de hidrógeno en tu línea de las encías será doloroso y puede producir cierto sangrado. Así pues, no se recomienda su proceder hasta que estas situaciones estén bajo control por un profesional. Como apunte interesante, se ha observado que el peróxido de hidrógeno puede matar la bacteria que causa la gingivitis y prevenir los posibles daños.

¿Cuáles son los riesgos del blanqueamiento dental?

Estos tratamientos son generalmente seguros, aunque pueden tener algunas complicaciones:

Irritación de las encías: Cuando el gel  blanqueador entra en contacto con el tejido de las encías durante el tratamiento puede causar cierta irritación o inflamación. Esta irritación es transitoria y cualquier cambio en el color del tejido de las encías se invertirá en una media hora. Las personas con antecedentes de úlceras en la boca pueden desarrollar nuevas úlceras temporales que desaparecerán a los pocos días del tratamiento.

Dientes sensibles: Es algo común en los procedimientos profesionales, pues la concentración de los componentes químicos es mayor. Así pues, se puede experimentar cierta sensibilidad durante cierto tiempo tras el tratamiento. De nuevo, este malestar desaparecerá progresivamente.

Puntos o rayas: Algunas personas pueden desarrollar manchas blancas o rayas en sus dientes por los depósitos de calcio que se encuentran de manera natural en la dentadura. Por lo general, disminuyen en 24 horas.

Pérdida de los efectos: Es natural que los efectos del tratamiento vayan perdiendo fuerza con el tiempo. Esto es normal y se produce de manera gradual por la exposición de tus dientes a nuevos agentes de tinción que se encuentran en los alimentos que consumimos. Existen ciertas medidas preventivas para retardar este fenómeno. Habrá que tenerlas en cuenta sobre todo en los instantes posteriores de la intervención. Por ejemplo, no se debe comer ni beber nada excepto agua durante los siguientes 60 minutos y evitar agentes de tinción durante las 24 horas posteriores (café, té, tabaco, vino, etc.).

Los resultados de un tratamiento de blanqueo dental no están destinados a ser permanentes y pueden durar hasta dos años, incluso si es profesional. Se puede necesitar varias sesiones para lograr el color que se desea.

¿Cómo puedo lograr mejores resultados?

Antes de responder a esta pregunta, nos gustaría aclarar que debes seguir las instrucciones en todo momento. A pesar de ser un tratamiento seguro, si utilizas algún producto de manera inadecuada, puede provocarte mayores efectos perjudiciales. Por ejemplo, no optes por utilizar un gel blanqueador durante más tiempo para ver mayores resultados. Sigue siempre todas las indicaciones y obtendrás igualmente unos dientes blancos y una sonrisa radiante.

Normalmente, se recomienda hacerse una limpieza dental profesional antes de blanquear los dientes. Esta limpieza eliminará cualquier exceso de materiales pegados en la parte exterior de los dientes y permitirá al peróxido de hidrógeno funcionar mucho mejor de manera uniforme.

Utiliza un gel blanqueador con un concentrado adecuado. Muchas farmacias o tiendas online tienen productos con una concentración de entre el 3 y el 6 % de peróxido de hidrógeno. Este porcentaje no se hace suficiente para tener unos beneficios contrastados. Se recomienda un 12% si está disponible en tu área o un 35% en el caso del peróxido de carbamida acompañado con una luz aceleradora. El dentista puede utilizar geles más potentes, pero son difíciles de encontrar por tu cuenta y debes tener cuidado con los posibles riesgos.

Recuerda que si tus dientes no son tan blancos como te gustaría después del primer tratamiento, puedes dejar pasar un tiempo y repetir el proceso. Si el producto no es demasiado caro, esta es la forma más segura y óptima de proceder.

Dudas resueltas para una sonrisa radiante

¿Cuánto duran sus efectos?

Esto dependerá del producto que se utilice y el estilo de vida que lleves.

Si eres fumador, bebes vino regularmente u otras sustancias con colorantes, tus dientes blancos se mancharán con rapidez. No existe una respuesta absoluta y universal a esta pregunta, pero, por lo general, puedes tener un máximo de dos años los dientes blancos con un procedimiento profesional y si tienes cuidado con tu dieta y tu higiene bucal.

Sin embargo, la mayoría de personas no están pendientes todo el rato de lo que comen o beben. Es normal, pero intenta cepillarte los dientes cuando consumas cualquier tipo de alimento, siempre que sea posible. Deja pasar unos minutos tras la comida, no lo hagas inmediatamente, pues el ácido que se forma en la boca puede perjudicar los dientes al convertir tu cepillado en más abrasivo.

Tengo problemas de sensibilidad en los dientes, ¿puedo blanquearlos?

Sí, y tienes varias opciones. Puedes utilizar una pasta dental desensibilizante durante un mes aproximadamente para mejorar en ese aspecto. No obstante, es probable que la sensibilidad aumente durante o después del tratamiento.

También puedes optar por un gel de baja resistencia. Podrás utilizarlo durante más tiempo, pero ten cuidado, pues tendrás que utilizarlo por un periodo de tiempo más largo para ver los mismos beneficios.

¿Qué debo hacer inmediatamente después de blanquearme los dientes?

Enjuágate el gel de los dientes y la boca sin tragar.

Cepilla tus dientes a los 60 minutos utilizando una pasta dental que tenga flúor para ayudar a sellar los dientes.

No comas ni bebas alimentos de colores o fumes durante los siguientes 60 minutos.

Si tienes sensibilidad en los dientes, utiliza una pasta dental desensibilizante.

Si sientes cierto hormigueo en las encías, puedes comprar en la farmacia algún producto para su alivio. Esto ayudará a prevenir la formación de úlceras en la boca y disminuirá la incomodidad y la duración de cualquier posible irritación de las encías.

One Response

  1. Lucrecia

Deja un comentario