La nutrición y la salud dental

¿Qué puedo hacer para mantener en buen estado mis dientes? Existe una alimentación específica para este fin?

De entrada, la respuesta a esta pregunta podría ser fácil: ingerir menos azúcares. Pero los problemas de nuestros dientes y encías es más complejo que este simple gesto.

Nuestros dientes son estructuralmente similares al resto de los huesos. Básicamente se trata de sales cálcicas casi en su totalidad, y la parte externa está formada por una fina capa, muy dura, llamada esmalte. Este contiene, aparte de sales cálcicas, flúor.

Enfermedades relacionadas con la alimentación

Dentro de nuestra boca pueden aparecer multitud de problemas, pero hay dos que tienen una estrecha relación con nuestra alimentación (y unos de los mayores responsables de las visitas al dentista): la caries y la gingivitis. Ambos tienen relación con la alimentación, como hemos dicho, y con la higiene y son provocados por la acción de nuestra flora bucal.

Hay también defectos en el desarrollo de los dientes debido a una aportación deficitaria materna de calcio y de vitamina D3, pero no son los principales.

como cuidar tus dientes

La caries se inicia por la formación y acumulación de placa en la superficie de nuestros dientes. Esta placa es básicamente acumulación de azúcares y otros carbohidratos provenientes de la alimentación y fermentables por las bacterias que viven en la boca. Las bacterias transforman estos glúcidos en ácido láctico, que hace disminuir el pH del medio (se vuelve más ácido) atacando y destruyendo la integridad del esmalte, ya que disuelven el calcio y el fosfato de los que están formados nuestros dientes.

La gingivitis se produce a nivel de encía, por la acción de los microorganismos y otras sustancias que se introducen en un espacio creado entre el diente y la encía.

Consejos para mantener una boca sana

Pero no debemos pensar que todo está perdido. Nuestra saliva ejerce una funciones muy importantes. No sólo la de ablandar los alimentos y ayudar a prepararlos para ser ingeridos. La saliva ayuda hacer subir el pH del entorno, hacerlo menos ácido, también contiene agentes bacteriostáticos que ayudan a mantener la raya las poblaciones bacterianas y ayuda a arrastrar restos de alimentos.

Mantener una buena higiene bucal es también fundamental a la hora de prevenir la aparición de caries y patologías periodentales. La mejor manera es lavarse los dientes dentro de las dos primeras horas después de la ingesta de alimentos.

A nivel alimentario, la mejor opción es reducir la ingesta de azúcares y glúcidos fermentables, no sólo con cantidad total que se tome, también con frecuencia. Debemos asegurar tomar las cantidades adecuadas de proteínas y vitaminas A y D, ya que un déficit de estos nutrientes se han postulado como unas de las causas que conducen al deterioro dental. Una ingesta adecuada de flúor asegura el mantenimiento de la estructura ósea y dental en general y de nuestro esmalte en particular.

alimentos para una boca sana

La masticación y la ingesta de alimentos que hagan subir el pH de la saliva tienen cierto efecto ante la lucha contra la caries.

Los alimentos que nos aportan vitamina A son los ricos en carotenoides, vegetales que presentan coloraciones, verdes, amarillas y calabazas. Estos son las zanahorias, espinacas, acelgas, tomates, sandías, y dentro la yema del huevo.

Una de las mejores fuentes de vitamina D que tenemos es la luz del sol. Por acción de los rayos ultravioletas sobre nuestra piel, nuestro organismo es capaz de sintetizar la vitamina. Por lo tanto, ponerse unos minutos bajo la luz del sol obtendremos un gran beneficio.

El flúor está presente en los alimentos de forma irregular. Una de las mejores fuentes es el consumo de pescado, sobre todo si comemos las espinas.

En resumen, la mejor manera de mantener en buen estado nuestros dientes y asegurarles una larga vida es a través de una alimentación variada y equilibrada, masticar alimentos frescos y fibrosos, disminuir la ingesta de glúcidos fermentables y mantener una buena higiene bucal lavando los dientes dentro de las dos primeras horas después de ingerir alimentos.

Deja un comentario