Estructura de los dientes

Cada diente es un órgano compuesto básicamente de tres capas: la pulpa, la dentina, y esmalte.

Pulpa

La pulpa es la parte más vital del diente. Se origina en el centro del diente, debajo del esmalte y la capa de dentina, en la cámara pulpar. Contiene vasos sanguíneos, tejido conectivo, y grandes nervios. Conocida vulgarmente como el nervio, se ramifica y continúa por cada raíz a través de los canales del diente y se detiene apenas por debajo del ápice o punta del diente.

estructura y partes del diente

Funciones de la Pulpa

La pulpa tiene varias funciones, tales como:

  • Función sensorial: El dolor ante un trauma a la dentina y / o pulpa, las diferencias en la temperatura y la presión.
  • Formación de dentina: La pulpa es responsable de la formación de la dentina. En respuesta a un trauma, la pulpa forma una dentina secundaria, también conocida como dentina reparadora.
  • Alimentación: La pulpa contiene vasos sanguíneos que ayudan a prevenir que el diente se vuelva quebradizo al mantenerla hidratada y nutrida.

La pulpa del diente es una región vascular de los tejidos conectivos blandos en el centro del diente. Los pequeños vasos sanguíneos y fibras nerviosas entran en la pulpa a través de pequeños orificios en la punta de las raíces para apoyar las estructuras exteriores duras. Las células madre conocidas como odontoblastos forman la dentina del diente en el borde de la pulpa.

La cavidad pulpar es la cavidad interna del diente rodeada por dentina donde se aloja la pulpa. Consta de 2 partes:

  • Cámara pulpar, que se encuentra en la corona del diente y está formada por el techo (cercano a la cara oclusal o borde incisal), y piso, el punto donde se originan los conductos.
  • El conducto radicular: Es el que ocupa el centro de la raíz.

El cemento, está estrechamente vinculado a la pulpa dentaria, cuyas células especializadas, los odontoblastos, lo elaboran dejando en su estructura sus prolongaciones citoplasmáticas o prolongaciones odontoblásticas. Es amarillento y su alto grado de elasticidad protege al esmalte suprayacente contra las fracturas.

Dentina

La dentina es un tejido que se calcifica y se compone de pequeños túbulos o tubos. Es la segunda capa del diente y normalmente está cubierta por el esmalte y cubre la pulpa, constituyendo así la mayoría de la estructura del diente.

Además de los componentes citoplasmáticos, está constituida por una matriz colágena calcificada, compuesta principalmente por colágeno tipo I y proteínas dsp (5% a 8%) y dpp (50%), atravesada por conductillos o túbulos dentarios desde el límite pulpar hasta esmalte en corona y cemento en raíz.

Se denomina dentinogénesis al proceso de formación de dentina por el órgano dental.

Formada por sales minerales, de color amarillo, posee una gran elasticidad que depende de su estructura orgánica y de su contenido en agua. En ella encontramos:

  • 68% de materia inorgánica (cristales de hidroxilapatita)
  • 22% de materia orgánica (fibras colágenas, proteoglucanos y glucoproteínas)
  • 10% de agua.

Está producida por los odontoblastos que se encuentran entre la dentina y la pulpa dentaria, con propiedades para regenerarse. Su estructura posee los canalículos dentarios y las llamadas líneas de Owen.

Se desarrolla alrededor de la pulpa, como una dura capa de tejido mineralizado gracias a un mineral de fosfato de calcio, quizá uno de los materiales más fuertes encontrados en la naturaleza. No obstante, la estructura de la capa de dentina es muy porosa, permitiendo que los nutrientes y materiales producidos en la pulpa se difundan a través del diente.

Blanqueamiento de la dentina

Más densa y más dura que los huesos, el color de la dentina puede variar de gris a negro, pero es típicamente de un color amarillo pálido. Durante el blanqueamiento dental, la capa de la dentina está expuesta a los agentes de blanqueo tales como el peróxido de hidrógeno o peróxido de carbamina. El adelgazamiento de la dentina mediante la utilización de un agente de blanqueo, produce la apariencia de dientes más blancos.

La dentina puede ser reducida a componentes más pequeños en sí mismos:

  • La dentina primaria, que consiste en la dentina del manto; es la capa más cercana al esmalte, y la predentina recién formada, que no ha mineralizado.
  • La dentina secundaria, después de la formación de las raíces y se comienza a formar lentamente.
  • La dentina terciaria, formada como un mecanismo de defensa a estímulos tales como la caries.

La sensibilidad dental es causada cuando la dentina queda expuesta a los cambios de temperatura, los alimentos o bebidas ácidas, y azúcares que se encuentran en la comida o bebida. La exposición de la dentina está causada por retracción de las encías, caries y la pérdida de esmalte por abrasión dental.

El esmalte

El esmalte dental es la primera capa del diente que es visible en la boca, una sustancia porosa calcificada hecha de fosfato de calcio cristalino y que puede presentar en inicio desde un color beige suave al blanco.

El esmalte -la capa blanca, exterior de la corona- forma un tejido extremadamente duro, como una tapa no porosa sobre la dentina. El esmalte es la sustancia más dura en el cuerpo y se compone casi exclusivamente de hidroxilapatita.

Deja un comentario