¿Por qué se ponen los dientes amarillos?

Es frecuente que con el paso del tiempo los dientes acaben por presentar un tono más amarillento que el que solían tener. Esto no es siempre un síntoma de mala salud o higiene bucal, sino que hay muchos factores que pueden provocarlo. Como en todo, cada caso particular puede hacer que los dientes se vean más o menos amarillos, ya que cada persona tiene un tono de esmalte diferente.

No obstante, existen ciertos factores que pueden predisponer a la aparición tanto de manchas como de ese tono amarillento en la dentadura tan poco deseado. A continuación, mostraremos dichos factores para así poder encontrar posibles soluciones al problema mediante la utilización de diferentes tratamientos caseros o profesionales.

Causas de la decoloración de los dientes

Genética: la herencia dental influye en el color del esmalte, así como la evolución del tono de los mismos con el paso de los años. Esta causa es la que menos se puede controlar, ya que la expresión génica es difícil de modificar. Además, cada persona presenta un tono diferente en la placa dental que propiciará a que se vean más o menos amarillos.

– Edad: la dentadura tiende a variar su color progresivamente con los años. Debido al desgaste, ésta se oscurece considerablemente hasta el punto de poder llegar a presentar unos dientes muy amarillos y feos. Es importante que desde niños tengamos una buena higiene bucal y así conseguir que en un futuro el decoloro de la dentadura sea el menor posible.

– Hábitos de consumo: ciertos alimentos como los cítricos, el vinagre o salsas típicas como el kétchup, la mostaza, la soja o el curry, presentan unas características que promueven que el grosor del esmalte disminuya dejando entrever ese color amarillento. En cuanto a las bebidas, el café, el vino tinto, el té o los zumos son las que no conviene abusar para evitar la aparición de este tono tan antiestético. Tampoco conviene excederse con bebidas azucaradas o las formadas por gas y colorantes.

A parte de los muchos problemas de salud que puede llegar a causar el consumo de tabaco, éste también es uno de los mayores factores que derivan a que nuestra dentadura se vea menos blanca. Esto es debido a la nicotina, ya que deja residuos en la placa dental que se van oscureciendo hasta convertirse en ese amarillo oscuro tan característico.

– Hábitos de higiene: como se ha mencionado anteriormente, es imprescindible la concienciación desde niños sobre la importancia de tener una buena higiene bucal. Es algo que va a influir considerablemente en la evolución del tono de nuestra sonrisa. A modo de consejo se puede mencionar que se deben limpiar los dientes después de cada comida con cepillo e hilo dental.

– Ortodoncias: el uso de los famosos brackets puede hacer que la suciedad quede acumulada convirtiéndose en sarro. Asimismo, el sarro sería el encargado de producir el color amarillento en el esmalte.

– Medicamentos: el consumo de diferentes medicinas pueden generar en el esmalte dental una decoloración de varios tonos. El antibiótico más conocido que provoca dicho problema es la tetraciclina.

blanquear esmalte

Soluciones a los dientes amarillos: prevención y métodos

Remedios naturales:

Antes se han mencionado qué tipo de alimentos y bebidas son las que producen el deterioro del color de la placa dental. De la misma manera, encontramos alimentos que protegen el esmalte dental y que nos pueden ayudar a prevenir la aparición del color amarillo en nuestros dientes. Éstos son el brócoli, la lechuga, la espinaca, la manzana, la pera, la zanahoria, el pepino o la coliflor. Si lo prefieres, puedes echar un vistazo en esta misma web a los diferentes remedios caseros que existen para blanquear nuestra sonrisa.

También existen métodos caseros conocidos como el blanqueamiento mediante bicarbonato o limón, pero esto sólo te ayudará a eliminar alguna mancha concreta sin mejorar el tono de tu esmalte. Puedes informarte sobre el bicarbonato de sodio en este post.

Blanqueamiento dental:

Tanto el blanqueamiento dental profesional como el casero (kits, geles o pastas) puede hacer blanquear tu sonrisa considerablemente. Es cierto que ambos tienen resultados significativos, pero el de mayor y rápida eficacia es sin duda el método profesional. Las dos soluciones tienen una amplia gama de opciones y precios que deberás contemplar según tus necesidades y preferencias.

Como hemos podido comprobar, tener los dientes amarillos es un problema que nos puede afectar a todos. Teniendo en cuenta qué factores pueden causarlo será más sencillo minimizar los daños. ¡Esperamos que estos consejos y métodos os hayan ayudado!

Deja un comentario