Consejos de salud dental e higiene bucal

Mantener una buena salud oral implica más que un simple cepillado diario y el uso del hilo dental. Gracias a los avances científicos de las últimas décadas, la longevidad de la población se ha incrementado drásticamente. Como resultados, vas a necesitar mantener unos dientes sanos por mucho más tiempo. Aquí tienes unos sencillos pasos que puedes seguir para ayudarte a mantener una boca sana y limpia para toda tu vida.

Sé consciente de las necesidades de tu salud oral

Cada persona tiene diferentes necesidades de salud oral. Habla con algún profesional de la odontología, como tu dentista e higienista dental, sobre las condiciones específicas de tu boca y aprenderás más sobre el estado de tu salud bucal y tus necesidades. Puede ser, por ejemplo, que tu saliva produzca más sarro de lo habitual.

Algunas condiciones médicas pueden afectar a tu salud oral. Por ejemplo, el embarazo, la diabetes, enfermedades dl corazón, ciertas adicciones y el tratamiento de cáncer pueden tener un impacto directo en tu salud oral. Habla con tu dentista acerca de tu salud en general y él mismo te dará consejos concretos sobre cómo mejorar tu higiene dental. Haz saber a tu dentista los medicamentos que tomas de manera regular, ya que pueden afectar tu dentadura.

Higiene dental

Revisa tu boca regularmente

Es muy importante que te familiarices con el aspecto de tu boca y tus dientes. Puedes hacerlo a través de revisarte tú mismo tu dentadura y encías cada cierto tiempo. Si estás familiarizado con tu propia boca, podrás notar cualquier pequeño cambio que ocurra y comentárselo con tu profesional de confianza. Así serás capaz de detectar cualquier problema en seguida que aparezca. Seguro que es mucho más fácil y barato tratarlo en su etapa más temprana. Sobre todo, debes estar atento a lo siguiente:

Cualquier mancha, corte, herida, hinchazón en las encías, en la lengua o en las mejillas.

Esos mismos cambios en la parte inferior o superior de la boca, o en el interior de los labios.

Cualquier signo de dientes astillados o agrietados

Cualquier señal de decoloración o aflojamiento de los dientes

Cualquier cambio en la manera de morder la comida

Cualquier dolor o molestia en la boca

Este examen oral es particularmente importante si fumas habitualmente, ya que te expones a un mayor riesgo de desarrollar cáncer oral.

Deja de fumar

Como acabamos de ver, los fumadores tienen un mayor riesgo de cáncer oral que aquellos que no fuman. La enfermedad de las encías, el mal aliente, la decoloración de los dientes, otros tipos de cáncer y problemas de salud en general son mucho más comunes entre los fumadores. Dejar el tabaco ayudará a mejorar tu salud en general, incluyendo tu salud oral, de forma espectacular.

Limita los bocadillos y sigue una dieta equilibrada

Es muy importante saber tomar las decisiones correctas sobre los alimentos que consumes a diario. Debes come una gran variedad de alimentos saludables. Presta atención a la cantidad de azúcar y almidón en cada porción. Por ejemplo, productos como las patatas fritas, los frutos secos, las galletas, los pasteles o tartas, los refrescos o bebidas energéticas y los caramelos contienen una gran cantidad de azúcar. Estos productos crean más ácido en tu boca y se inicia la creación de caries en los dientes. Si quieres disfrutar de estos aperitivos, es recomendable utilizar el hilo dental y cepillarte los dientes inmediatamente después de consumirlos. Si estás en una situación en la que te es imposible lavarte los dientes, puedes optar por el chicle sin azúcar.

Salud dental

Desarrolla una rutina diaria de cuidado oral

Una vez tengas la información necesaria sobre tu salud oral, puedes crear una fácil rutina que se ajuste a tus requerimientos y tu horario. Algunas personas tienen condiciones especiales, como el embarazo, y pueden necesitar de una atención especial. Asegúrate de entender las necesidades de tu salud oral y de comprometerte con tu rutina de cuidado y mantenimiento de higiene dental.

Cepíllate los dientes y usa hilo dental todos los días

El cepillado y el uso de hilo dental en un mínimo de dos veces diarias son muy recomendables, al menos después del desayuno y antes de acostarse. Si te lo puedes permitir, sería mucho mejor si lo hicieras tras cada comida para eliminar la placa. La placa se combina con el azúcar y crea ácido en la boca. Este ácido puede provocar caries y enfermedades periodontales. Además del cepillado y del hilo dental, un enjuague bucal antibacteriano puede ayudarte a mejorar tu salud oral.

Usa flúor

Todo el mundo puede beneficiarse del flúor. No solo va a fortalecer el desarrollo de los dientes en los niños, sino que también previene la caries dental en niños y adultos. Es por eso que las pastas de dientes y enjuagues bucales contienen flúor. Habla con tu dentista acerca de la necesidad del flúor y si cree que tu boca requiere un producto con más o menos flúor.

Salud oral Fluor

Visita a tu dentista regularmente

Cada persona necesita una atención diferente respecto a su salud oral e higiene bucal. Sin embargo, la recomendación estándar es visitar al dentista dos veces al año para chequeos y limpiezas. Pregunta a tu dentista y su equipo acerca de la frecuencia que tú necesitas.

Desarrolla confianza con tu dentista

Tu dentista está de tu parte. Es un profesional que está allí para ayudarte y vigilar tu  salud. Así que no dudes en preguntar a tu dentista todas las preguntas que puedas tener sobre tratamientos y procedimientos propuestos. Conoce tus opciones antes de tomar cualquier decisión sobre un tratamiento. Aprende las opciones que tienes y las diferencias entre ellos. Si tienes alguna duda o inquietud, no dudes en compartirla con tu especialista.

One Response

  1. Juan Carlos

Deja un comentario