¿Qué es la caries dental? Definición, Síntomas y Tratamiento

Ya hablamos anteriormente sobre cómo prevenir la caries, pero hoy nos gustaría profundizar más en esta enfermedad dental. La caries dental es la segunda enfermedad más frecuente en los Estados Unidos (el resfriado común es el primero). Estas cifras reflejan bien claro que las recomendaciones sobre su prevención y las abundantes visitas al odontólogo y la utilización de las pasta de dientes “ricas en flúor” que nos han asegurado mil veces que previene la caries dental, no están acertadas.

Quizá deberíamos empezar a desconfiar de las causas y de los remedios que nos recomiendan.

Siguiendo las clásicas conclusiones sobre su etiología, la caries dental se produce cuando se forma una sustancia pegajosa en los dientes (placa), y se combina con los azúcares y / o almidones de los alimentos que comemos. Esta combinación produce ácidos que atacan el esmalte dental. También es posible que tenga alguna influencia las bacterias que se encuentran normalmente en la boca, encargadas de convertirlos alimentos, especialmente los azúcares y almidones, en ácidos. Así que las bacterias, los ácidos, los pedazos de comida y la saliva se combinan en la boca para formar la placa que se adhiere a los dientes, siendo más común en los molares posteriores, pero también justo encima de la línea de la encía en todos los dientes y en los bordes de las obturaciones.

como curar la caries de los dientes

Cuando esta placa que no se elimina de los dientes, se convierte en una sustancia llamada sarro o cálculo que termina produciendo gingivitis y periodontitis. Puesto que se acumula al cabo de 20 minutos después de comer, se recomienda lavarse los dientes inmediatamente después de comer. Por otro lado, los ácidos en la placa dañan el esmalte que cubre los dientes y crean orificios o caries que en un principio no duelen, salvo que se tornen muy grandes y afecten los nervios o causen una fractura del diente. Sin tratamiento, pueden llevar a un absceso dental y comenzar un proceso de destrucción del interior del diente (pulpa), lo cual requiere un tratamiento más extenso o, en el peor de los casos, la extracción de éste. Comer frecuentemente aunque sea en pequeña cantidad y tomar carbohidratos refinados y almidones, aumenta el riesgo de caries dentales.

La caries dental invade el diente, penetra a través del esmalte y luego a la dentina en la pulpa. Igualmente, un traumatismo, como un diente astillado o roto, da como resultado la exposición del nervio. Cuando ello ocurre, el diente se muere lentamente, lo mismo que con el envejecimiento y ya no se puede tratar.

Como hemos referido anteriormente, la caries es una pandemia mundial, y es muy posible que esas no sean las causas más plausibles. O las recomendaciones no son producto de una investigación seria, o los dentistas no tienen ningún interés en erradicar ese mal que abarca a todos los grupos sociales y edades. Seguramente sean ambas cosas.

¿Qué es la caries dental?

Como hemos indicado, los dientes se componen de cuatro capas: El esmalte que es la protección, de cáscara dura, mineralizado. Debajo hay la dentina, un hueso como la sustancia que proporciona otra capa mineralizada protectora. Debajo de eso, el diente tiene un centro blando llamado pulpa, que contiene todos los vasos sanguíneos y terminaciones nerviosas. Esto se cubre con cemento, otro tejido mineralizado. Cuando la dieta no es adecuada, el ácido en la boca disuelve las capas externas de los dientes y la caries dental se fija adentro.

Síntomas de la caries dental:

  • Dolor del diente
  • Dolor al comer o beber
  • Sensibilidad a la comida fría o caliente
  • Manchas decoloradas visibles en los dientes

Cómo curar naturalmente su propia caries

Muchos dentistas creen que la idea de curar la caries es absurda e insisten en que la única manera es a través de una intervención dental. Indudablemente, saben proteger sus intereses.

Sin embargo, los estudios de los dentistas holísticos y la investigación de la Dra Weston A Price, mostraron que la dieta tiene un impacto increíble en la salud oral, incluso más que el cepillado. Los dientes se pueden remineralizar, y es un proceso natural por el cual los minerales se vuelvan a depositar en el esmalte de los dientes después de haber sido eliminado por los ácidos. Hay incluso una pasta de dientes que se puede elaboraren casa para conseguir la remineralización, disminuyendo el riesgo de formación de la cavidad. Obviamente, a los dentistas no les agrada esta posibilidad.

Cuando la Dra. Weston A. Price, viajó por el mundo con el fin de estudiar las poblaciones aisladas y sus dietas nativas, se sorprendió al descubrir que muchas personas nativas cuya dieta carecía de comida moderna, omnipresente en los países occidentales, tenía una estructura dental casi perfecta y muy poca caries. Así que llegó a la conclusión de que nuestra salud oral está determinada en gran medida por la dieta, especialmente por estos factores principales:

1. La presencia de suficientes minerales en la dieta. Estos minerales se pierden en el proceso de refinado de los alimentos.

2. La presencia de suficientes vitaminas liposolubles (A, D, E y K) en la dieta. Se necesita cierta cantidad de grasas para absorberlas y almacenarlas.

3. Biodisponibilidad de estos nutrientes para que el cuerpo los absorba. Esto está muy influenciado por la presencia de ácido fítico en la dieta.

Ácido fítico

El ácido fítico es una forma de fósforo que no es absorbida fácilmente por los seres humanos y en realidad se une a los nutrientes esenciales en su tracto digestivo. Esta unión hace que deje de ser capaz de absorber los nutrientes esenciales.

Las personas que consumen grandes cantidades de ácido fítico en forma de granos, semillas, nueces y legumbres tienen mayores índices de caries dental, así como deficiencias de minerales y osteoporosis. Pero no se asuste, no le estamos aconsejando que no coma esos buenos alimentos. Sin embargo, la dieta occidental es rica azúcares y aceites vegetales, y baja en vitaminas solubles en grasa, que son beneficiosos para la salud ósea óptima y la prevención de la caries dental. Si usted está adelgazando, o haciendo una dieta baja en colesterol y tomando estatinas, ya sabe una de las causas. Pero no se preocupe: su cuerpo es capaz de curarse a sí mismo. A través de la remineralización, las células especializadas en el centro del diente son capaces de regenerar la dentina, la capa de diente justo debajo del esmalte, y entonces pueden remineralizar correctamente desde el exterior. Y para ello no necesita el tóxico flúor de las pastas de dientes.

Usted puede alentar este proceso mediante la reducción de la cantidad de ácido fítico de su dieta. El problema es que es difícil eliminar todos los alimentos que contienen ácido fítico. Así que lo recomendable es reducir el consumo de alimentos que contienen las cantidades más altas. Las fuentes alimentarias con el más alto porcentaje de ácido fítico son las almendras, frijoles, nueces de Brasil, arroz,garbanzos, coco, maíz, las avellanas y las lentejas. No los elimine por completo de su menú, ya que tienen muchos otros beneficios para la salud, pero debe comerlos con moderación e integrales. Todo el mundo que come plantas consume un poco de ácido fítico. Es todo una cuestión de grado.

Deja un comentario