Blanqueamiento dental Profesional

El blanqueo profesional solo puede llevarse a cabo mediante un profesional dental cualificado: el dentista. Un blanqueamiento dental profesional en la consulta médica puede ser externo o interno. Mientras que en el procedimiento externo se coloca un gel en la superficie de los dientes, en el interno el producto se inserta dentro del diente. El blanqueamiento externo es más común, ya que el interno solo se puede realizar si has tenido previamente un tratamiento de conducto dental, que permite el acceso a la parte interna del diente.

Si buscas información o hablas con algún especialista sobre este tema, es posible que veas o escuches diferentes nombres respecto a estos dos tipos de blanqueamiento. Por un lado, el blanqueamiento externo también se conoce como blanqueamiento vital, ya que tus dientes conservan todos los nervios y no se trata de un mero relleno debido a un tratamiento de conductos anterior. Por el otro, el blanqueamiento interno se conoce como tratamiento no vital.

Blanqueamiento dental profesional

Preparación

Varios problemas dentales pueden afectar el éxito del blanqueamiento dental. Por ejemplo, las caries deben ser tratadas antes de que se blanqueen los dientes. Esto es debido a que el proceso de blanqueamiento puede pasar a través de las áreas cariadas y llegar a las partes interiores del diente, conduciendo a un empeoramiento de la situación. Si tus encías han retrocedido, las raíces expuestas de los dientes pueden aparecer de cierto color amarillo o descoloridas. En este caso, los productos de blanqueamiento no tendrán un efecto positivo.

Si padeces de cualquiera de estos dos casos o cualquier otro problema o enfermedad bucal o dental, el blanqueo puede hacerte los dientes más sensibles. La consulta a tu dentista será más necesaria que nunca.

El dentista examinará detenidamente tu dentadura e intentará averiguar las causas de la tinción. A continuación, procederá a realizar una exhaustiva limpieza bucal. Esto eliminará la película de bacterias, alimentos y otras sustancias que se acumulan en los dientes y contribuyen a su decoloración. Una vez realizado este paso, se inicia el procedimiento de blanqueamiento.

Blanqueamiento profesional externo

En el blanqueamiento externo, tu dentista hará moldes de goma que se ajusten completamente a tu dentadura. Debe protegerte las encías con un protector de caucho antes de la aplicación del gel blanqueador. Recuerda que este tipo de procedimiento será más efectivo que cualquier tratamiento recibido por tu cuenta.

Normalmente, el dentista te dará unos tubos de gel blanqueador e instrucciones para continuar con el procedimiento en tu casa, si es que es necesario. Es posible que necesite aplicarse el gel varias veces más y durante un tiempo determinado. Dependerá de las indicaciones de su dentista y del producto utilizado. Puede variar de los treinta minutos a toda una noche. Los resultados se verán tras una o varias semanas. Es posible que tu dentista prefiera realizar todo el proceso en su consulta. Para ello, serán necesarias varias citas de entre 30 a 90 minutos.

Tu dentista también puede ofrecerte otro tipo de servicios de blanqueo, como por ejemplo, el láser. El láser se utiliza para acelerar el proceso de blanqueamiento al reaccionar con el producto previamente aplicado en tu dentadura. Sin embargo, este procedimiento concreto aun desata mucha polémica, ya que aún existe muy poca evidencia científica que demuestre su efectividad. Además, se deben analizar sus efectos secundarios a largo plazo, ya que puede ser dañino para tus dientes.

Blanqueamiento dental profesional externo

Blanqueamiento profesional interno

Como hemos comentado anteriormente, solo podrás tener un blanqueamiento dental interno si has tenido previamente un tratamiento de conductos. Esto significa que los vasos sanguíneos y los nervios dentro de tu diente se han sustituido con un relleno de caucho.

Si vas a tener un blanqueo dental interno, tu dentista te hará un agujero en el diente e introducirá el producto blanqueador. Normalmente, intentará aprovechar el agujero que ya había sido creado para el tratamiento, aunque es probable que se tenga que agrandar. Al final de esta primera fase del proceso, el dentista sellará el agujero con un relleno temporal, dejando el producto blanqueador dentro del diente.

Tendrás que volver a su consulta aproximadamente una semana más tarde para poder eliminar el producto de tu dentadura y sellar definitivamente el agujero.

Deja un comentario