¿Es el bicarbonato de sodio eficaz para blanquear dientes?

¿Puede ser que el secreto para unos dientes blancos esté en tu despensa? Seguro que has leído otros artículos y remedios caseros en los que te aseguran que tener una sonrisa deslumbrante es tan fácil como coger un poco de bicarbonato sódico. Pero, ¿realmente es útil para blanquear dientes?

¿Podemos blanquear dientes con el bicarbonato sódico?

Si quieres una respuesta corta, entonces es sí. Una cucharada de bicarbonato es saludable para tus dientes. Puedes utilizarlo para blanquearlos y eliminar manchas superficiales. Pero, ¿es realmente eficaz? Bueno, esto ya depende de lo que entendamos por efectivo.

Bicarbonato sódico para unos dientes blancos

Por un lado, el bicarbonato puede ser el producto para blanqueamiento dental más barato que puedas comprar. Además, una simple pasta creada con este elemento y agua puede es seguro. Sin embargo, también tiene un lado negativo: es abrasivo.

Si bien esta naturaleza abrasiva de este ingrediente es perfecta para quitar manchar externas de la superficie del esmalte de tus dientes, su nivel de abrasión puede ser demasiado agresivo. Imagínate limpiar un fregadero de cerámica con un limpiador abrasivo cada día. Poco a poco, la superficie perdería ese brillo inicial. Esto es lo que ocurre con el esmalte de nuestra dentadura. Cepillarse los dientes con bicarbonato sódico puede reducir la capa de esmalte de nuestros dientes. Se produce un efecto parecido al desgaste diario que puede provocar la arena fina en la estructura de la roca o la piedra más dura en la naturaleza. Conforme el esmalte se hace más delgado, se hace también más transparente, por lo que veremos más el color de la dentina. Normalmente, la dentina es de color gris o amarillo. Por tanto, conseguiremos un resultado totalmente contrario a lo que queremos obtener.

Por otro lado, incluso al margen del riesgo de debilitamiento del esmalte de tus dientes, el bicarbonato de sodio no produce una mejora dramática en la sombra de tus dientes. Como mucho, un cepillado regular con este componente te puede blanquear tus dientes en uno o dos tonos. Si lo comparamos con los 7 – 9 tonos de mejora de tratamientos como el blanqueamiento dental profesional, quizás no es tan rentable.

Los expertos dentales recomiendan el bicarbonato sódico como un sustituto seguro y ocasional de la pasta de dientes. No obstante, como producto blanqueador, solo es bueno para retoques ocasionales.

Una alternativa: el gel blanqueador con peróxido de carbamida

Actualmente, tenemos muchos métodos para conseguir unos dientes blancos, pero no todos son igual de eficaces. Uno de los componentes que suelen utilizar más los dentistas es el peróxido de carbamida. Es un agente blanqueador extremadamente seguro y no irrita a las encías si se utiliza correctamente. De hecho, este ingrediente es un estándar en muchos tratamientos para blanquear dientes.

El resultado de un blanqueamiento con peróxido de carbamida puede ser extraordinario. Tras solo una semana o diez días de tratamiento, tus dientes pueden recuperar entre 7 y 9 tonos. Además, ofrece unos resultados duraderos y pueden pasar muchos meses hasta necesitar un tratamiento de mantenimiento.

El peróxido de carbamida es una de las mejores opciones para unos dientes blancos

Si buscamos productos blanqueadores, encontraremos muchos kits y sistemas de blanqueamiento dental que ofrecen muy pocos resultados. La principal diferencia entre un proceso profesional y un kit que puedes comprar por Internet o en la farmacia es el principal ingrediente que utilizan. Es posible encontrar productos que puedan garantizarte esos dientes blancos que estás buscando, pero debes tener en cuenta ciertos puntos. A continuación, te presentamos algunos secretos para que tengas éxito al blanquear tus dientes:

  1. Asegúrate de que el kit o sistema que comprar tiene la versión más pura del gel de peróxido de carbamida, con una concentración de al menos un 22%.
  2. Comprueba de que tiene bandejas que se pueden adaptar correctamente a tu dentadura. Es una de las claves para la eficacia del blanqueamiento con solo una pequeña porción de gel blanqueador. Esta es la mejor manera de prevenir el uso excesivo de este potente ingrediente y asegurarte de que toca toda la superficie frontal de tu dentadura. Estas bandejas también serán la mejor protección para tus encías y así evitarás que no toque el gel. De ese modo prevendrás una mayor sensibilidad que se puede producir por el contacto.
  3. Finalmente, no dejes que unos dientes más blancos te hagan posponer o evitar chequeos regulares con tu dentista. Una buena revisión y limpieza profesional es esencial para asegurarte de que tus dientes están completamente protegidos contra enfermedades, placa y caries. Si quieres tener unos dientes blancos, debes cuidar también la salud y la higiene de tu boca. No te centres en el blanqueamiento si no tienes una dentadura sana y limpia.

En resumen, la sonrisa es insustituible y, sin duda, una de las partes más atractivas de cualquier persona. Debes cuidar tu boca y tus dientes diariamente y hacer visitas regulares a tu dentista. Si necesitas blanquear tus dientes, asegúrate de la calidad el producto blanqueador que estás utilizando. Sigue siempre las instrucciones para evitar excesos y provocarte daños o efectos perjudiciales en la salud de tu boca. Con solo un poco de precaución, seguro que tendrás una sonrisa perfecta hoy y durante muchas décadas más.

One Response

  1. antonio

Deja un comentario